Dios CASTIGA, pero cura!!!

Publicado: abril 20, 2010 en Prosigo a la Meta

Que duro es ser castigado,  siempre que pienso en el “castigo“,  a mi mente llegan los recuerdos de cuando era niño y joven y mis papás me castigaban;  al principio de mi vida los castigos eran físicos (sin llegar al maltrato físico),  primero era con paleta,  luego con paletón,  y al final ya grande con la mitad de un palo de escoba,  este último era el que más miedo me daba,  pues ya más joven los castigos eran o monetarios o de permisos,  pero no eran tan dolorosos.

Luego de que a uno le corresponde “castigar” a un hijo, las cosas cambian y uno llega a entender un poco aquella época, en la mayoría de las veces me merecía el castigo,  en algunas otras no,  pero me tocaba pues ya tenía antecedentes que hacían suponer a mis papás de que yo era culpable.

Agradezco a Dios y a mis padres por todo ese “castigo” que recibí,  porque parte de ese castigo además de la guía y la explicación de cada uno de aquellos “paletazos” por parte de mis papás llegaron a formar mi carácter y a entender que en la vida hay normas que se deben respetar.  Claro,  en algunos no hubo explicación…pero me los merecía, principalmente con mi mamá,  que la hacía que agotara su paciencia,  además de 2 hermanos más que contribuían también.

Leyendo la Biblia encontré un versículo que me hizo recordar todo eso,  y está en Job 5:17-18, que dice:

“He aquí, bienaventurado es el hombre a quien Dios castiga; Por tanto, no menosprecies la corrección del Todopoderoso. Porque él es quien hace la llaga, y él la vendará; El hiere, y sus manos curan.”

Aquí Job habla sobre el castigo de Dios,  el cual él dice que ser castigado por Dios es una bendición…sí, así como lo lee, y además dice que no hay que menospreciar ese castigo, porque también dice que Dios hace una llaga por el castigo, pero al final el vendará (osea queda una cicatriz) y con sus manos…la cura.

Esto significa que el “Castigo de Dios” debe llevarnos a entender que nuestro pecado NO ES BUENO,  y que ese pecado se paga con castigo,   y ese castigo es para que nos alejemos,  y vivamos por el camino correcto de Dios.

Cuando Dios castiga podemos estar seguros que NOS LO MERECEMOS; no hay quite,  cada uno merece el castigo por su pecado,  de hecho el castigo por el pecado en nuestras vidas es el infierno,  pero gracias al amor de Jesús de venir a morir y a pagar por nuestros pecados, somos librados de ese castigo eterno;  para los hijos de Dios,  el castigo por sus pecados será la pérdida de coronas y premios cuando estemos en el cielo.

Dios nos hace la “llaga” para que nos “pongamos vivos y arreglemos lo que hay que arreglar”,  una vez sanado ese pecado en nuestras mentes y corazón habiéndonos arrepentido es cuando esa “llaga” es sanada.  El problema de “muchos” (incluyéndome) es,  que muchas veces somos castigados… pero seguimos de necios en el pecado,  por lo cual nunca somos curados;  pero bueno la verdad es que podemos extraer muchas aplicaciones de este versículo…eso es lo bonito de la Biblia.

Salu2, que Dios te bendiga.

R.Coto.M

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s