Orígenes del Movimiento de la Prosperidad -II Parte-

Publicado: julio 9, 2009 en Sin categoría
Etiquetas:

Continuamos con el tema del día de ayer…

El secuestro de Hagin: ¿Cómo entraron estas enseñanzas al movimiento carismático?

El “Movimiento Carismático” echa raíces en las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado. A veces se le denomina Neopentecostalismo, este  se caracteriza por su rechazo a la marchita ortodoxia de algunas denominaciones tradicionales y su búsqueda de un nuevo énfasis en el Espíritu Santo y los dones espirituales.

En sus inicios, el movimiento carismático fue inocuo. No hay nada de malo en la búsqueda de nueva llenura del Espíritu Santo o de los dones espirituales. En efecto, es un mandato de las Escrituras que así lo hagamos. Sin embargo, hubo una falla fundamental  en el movimiento y fue la falta de bases teológicas sólidas.

Los carismáticos rechazaron una ortodoxia ya marchita. Sin embargo, muchos no apreciaban tampoco su alternativa, la ortodoxia viva. Más bien, desarrollaron un misticismo sin sentido. Por eso, las enseñanzas de Hagin encontraron terreno fértil en el nuevo movimiento.

Muchos carismáticos eran evangélicos de estratos sociales medios. Aunque se interesaban en experiencias emocionantes, no les entusiasmaba mucho unirse a los pentecostales tradicionales. Estos, originalmente, provenían de clases más pobres y menos educadas.

Los carismáticos estaban listos para recibir enseñanzas frescas dentro de su propio contexto socioeconómico. Era el escenario propicio para el secuestro de Hagin.

Aunque Hagin era el líder reconocido, no era tan elocuente como algunos de sus seguidores. Su acento campesino, mala gramática y obvia carencia de educación formal eran poco apreciados por las clases medias.

El movimiento ganó ímpetu con un líder más joven y bien articulado, Kenneth Copeland. Su obra titulada Leyes de la prosperidad, lo lanzó al estrellato del Movimiento de la fe, ofreciendo una nueva visión del mundo que tapaba las brechas dejadas por una ortodoxia abandonada.

El mercado se vio inundado de las obras de estos maestros y los nuevos carismáticos las devoraban como los peces hambrientos a la carnada. Lamentablemente, lo que determinaba qué libros aparecían en el mercado cristiano era la ganancia económica, más que la verdad. Aquellos que disentían se encontraron con grandes obstáculos para publicar sus obras.

El anuncio hecho por Paul Crouch, del canal televisivo TBN [Trinity Broadcasting Network] en cuanto a que adoptaba el enfoque del “Movimiento de la fe” en su programación contribuyó a su difusión. También Jim Bakker, del programa PTL [Praise The Lord] junto a Paul Crouch, endosó los conceptos del movimiento y ambos los expusieron a nivel mundial.

El resultado: El gnosticismo, disfrazado bajo el estandarte de la “fe”, comenzó a enraizarse profundamente en la conciencia de los carismáticos estadounidenses.

Un paralelo romano estadounidense

Muy similar a los actuales Estados Unidos, Roma fue en su tiempo una sociedad próspera. En los tres primeros siglos, mientras la cristiandad echaba raíces, Roma pasaba su época de declive. Cundía la corrupción social. Las instituciones religiosas o gobernantes no podían detener el nivel de perversidad que dominaba en la sociedad.  La cultura parecía incapaz de recuperar su sentido de poder y dominio de antes. La población sufría saturada de una inseguridad sutil, pero generalizada.

En el campo de batalla, ahora les costaba más derrotar a los enemigos pequeños que lo que antes les había tomado triunfar sobre los grandes. Lo mismo se ve hoy en día en la nación americana.   Las clases medias y altas de cualquier sociedad, antigua o moderna, están acostumbradas a tener el control de sus propias vidas. Sin embargo, cuando las condiciones sociales se vuelven inseguras, se pierde el optimismo ante el futuro y se siente la pérdida de control. Así se prepara el suelo para que las raíces del gnosticismo se profundicen.

Este tipo de condiciones genera crisis psicológicas. Los cristianos estadounidenses están sujetos a presiones similares. Su dilema es: ¿Cómo experimentar el consuelo del evangelio y a la vez mantener el control al cual estaban acostumbrados?  Igual que sucedió en la antigua Roma, las condiciones en Estados Unidos están fértiles para que un movimiento seudocristiano, de tipo gnóstico como Palabra de fe, se arraigue. La esencia de su mensaje es una religión que le da a la gente una sensación de control dentro de su propia realidad.

Además, como un conveniente subproducto, los maestros logran una importante cosecha financiera. Las clases medias y medio altas tienen recursos para gastar, y responden bien a la retórica positiva y a las revelaciones nuevas. Todos felices… excepto Dios.

La influencia del Movimiento de la prosperidad ha sido, en parte, cortada por tres factores:

Primero, las Asambleas de Dios, la denominación pentecostal más importante e influyente a nivel mundial, repudiaron las enseñanzas de Palabra de fe por medio de un documento oficial.

Segundo, la publicación de dos importantes obras de advertencia contra el movimiento: El cristianismo en crisis, de Hank Hanegraaf, y La seducción del cristianismo, de David Hunt.

Finalmente, el golpe más serio fue la caída de Jim Bakker (PTL) a finales de los años ochenta del siglo pasado, junto con similares escándalos entre los televangelistas estadounidenses. Sin embargo, esos sucesos terminaron siendo tan solo una poda de las ramas del movimiento, sin llegar a sus raíces, es decir Hagin y Copeland y su falso dios. Aunque debilitado, el árbol sigue floreciente en los Estados Unidos hoy.

Estamos frente a una ironía histórica: el mismo gnosticismo pagano que se oponía al cristianismo de los primeros siglos ha resucitado para infiltrarse en la iglesia de hoy.

 En Resumen…

  • El Movimiento de la prosperidad es un renacimiento de los conceptos gnósticos, adaptados al lenguaje cristiano.
  • Esas ideas gnósticas fueron transmitidas por Mary Baker Eddy y su secta de la Ciencia Cristiana al Dr. Emerson de Boston. Las que E.W. Kenyon fusionó con las doctrinas cristianas.
  • Kenneth Hagin adoptó las enseñanzas de Kenyon y las transmitió a Kenneth Copeland y otros.
  • El Movimiento de la Palabra de fe encontró suelo fértil en el movimiento carismático y virtualmente lo secuestró.
  • La popularidad del movimiento se explica en términos sociológicos. Las condiciones de los Estados Unidos de hoy en día son similares a aquellas que encendieron el gnosticismo en la antigua Roma.

——————————————————————————————————-

El próximo Lunes finalizare con algunos otros datos de este movimiento.

Oremos para que Dios rescate a todos aquellos que están inmersos en esta secta,  y en otras,  para que puedan sus ojos ser abiertos a la VERDAD

Salu2

R.Coto.M

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s