Una Iglesia como Dios manda…I PARTE

Publicado: julio 6, 2009 en Sin categoría
Etiquetas:

Sin duda,  los que vieron en las noticias unos reportajes de canal 7,  sobre los negocios oscuros realizados por unos “pastores” (que yo no los llamaría así)  de unas “iglesias” (que tampoco las llamaría así)  aquí en Costa Rica,  han podido constatar que lamentablemente mucha,  pero mucha gente ignorante de la Palabra de Dios (La Biblia), están siendo estafados por hombres que utilizan el nombre de Dios para convertirse en multimillonarios, con una filosofía llamada “el movimiento de la prosperidad”.

Durante algunos días en que se comentaban esos reportajes en mi trabajo,  fue duro escuchar cuando algunos decían: Ahora el mejor negocio es hacerse pastor,   esta frase la verdad duele,  porque esto de hacer dinero a costas de gente ignorante y en la mayoría de los casos de gente pobre,  es un mensaje que nunca fue dado por Dios a esos hombres,  ese mensaje viene directamente del infierno;  es una herramienta más que utiliza Satanás para llevar al mundo a creer que las “cosas de Dios” son puro negocio,  ocultándoles que lo que más le interesa a Dios,  es la salvación del alma de cada persona.

El mismo Jesús antes de morir dejó una advertencia clara,  para que estemos atentos a todo este tipo de movimientos,  filosofías,  sectas y personas que utilizan a Dios para engañar:

 “Porque yo sé que después de mi partida entrarán en medio de vosotros LOBOS RAPACES, que no perdonarán al rebaño.”  Hechos 20:29

 Pablo,  uno de los mejores discípulos de Jesús recalcó estas palabras,  y dijo:

 “Porque éstos son FALSOS APÓSTOLES, obreros fraudulentos, que se disfrazan como apóstoles de Cristo.  Y no es maravilla, porque el mismo Satanás se disfraza como ángel de luz. Así que, no es extraño si también sus ministros se disfrazan como ministros de justicia; cuyo fin será conforme a sus obras.”   II Corintios 11:12-15

Ante esto,  debemos entender que en el mundo existirán personas que querrán hacer el negocio de sus vidas “disfrazándose” de PASTORES,  de maestros de la Biblia,  de Sacerdotes,  etc.,  y ante esto la única defensa que tienen las personas es CONOCER lo que dice Dios en LA BIBLIA,  cada uno de nosotros debe estudiarla,  meditarla, y pedirle a Dios la dirección para entenderla y así enfrentar estos tiempos.

Dice la Biblia en Salmos 27:11

 “Enséñame, oh Jehová, tu camino, Y guíame por senda de rectitud A causa de mis enemigos.”

Dice la Biblia en Salmos 119:18

“Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley.”

Gracias a esos FALSOS profetas y a sus FALSAS enseñanzas,  muchos han dicho o se han preguntado:

  • “¿Para qué ir a una iglesia donde me van a sacar la plata?”

Bueno,  yo lo que puedo decirles es,  que asistir a una Iglesia es sumamente importante,  de hecho Jesús dijo,  que establecería una luego de su muerte y resurrección,  en Mateo 16:18 él dice:

 “Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.”

Y… ¿Cuál iba a ser uno de los objetivos de la iglesia?,  dice Mateo 2:44-47

 “Todos los que habían creído estaban juntos, y tenían en común todas las cosas; y vendían sus propiedades y sus bienes, y lo repartían a todos según la necesidad de cada uno…”

Aaahhh dirá usted,  ¿Entonces el objetivo final  busca que yo me deshaga de todas mis posesiones y lo dé a la iglesia?

Bueno,  lo que aquí se quiere decir es que la iglesia es una institución,  donde se busca la unidad, donde si alguien tiene necesidad,  se le debe ayudar entre todos y cada uno de los miembros;   en ningún lugar dice que todo lo que tengo lo debo vender y dárselo al pastor o a “x” ó a “y”,  es para los que tienen necesidad.

Tampoco dice en ese versículo que el pastor oraba para que la iglesia llenara SUS necesidades,  el pasaje es claro, “lo repartían a todos según su necesidad”.

En una iglesia como en toda organización debe existir el orden,  la rendición de cuentas ante los miembros de la misma iglesia, ante el gobiernoy principalmente ante Dios;  si una Iglesia falla en alguna de estas,  NO es la Iglesia de la que Jesús habla en ese versículo.

Pero no debemos ni tenemos que quedarnos hasta ahí,  porque sigue diciendo el pasaje bíblico:

 “…Y perseverando unánimes cada día en el templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría y sencillez de corazón, alabando a Dios, y teniendo favor con todo el pueblo. Y el Señor añadía cada día a la iglesia los que habían de ser salvos.”

Aquí se dice que la iglesia estaba “perseverando unánimes cada día en el templo”… todos eran como uno solo en la iglesia,  y además en las casas “partían el pan”,  comían juntos con alegría y sencillez de corazón,  favoreciéndose todos de esta unidad, (no sólo el pastor),  y hacían lo que toda iglesia verdadera debe hacer…ALABABAN A DIOS,  no dice que pasaban pidiendo y pidiendo dinero.

Mañana veremos… ¿Cuál debe es el objetivo princial de una verdadera iglesia de Dios?

Salu2,

R.Coto.M

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s