El peor trabajo del mundo…

Publicado: abril 14, 2009 en Sin categoría
Etiquetas:

Hoy leyendo un artículo en el periódico,  un periodista hablaba sobre el “trabajo más feo del mundo“.  en el mismo él decía que entre esos trabajos estaban:

Recolector de Basura,  limpiador de tanques séptico,  inodoros ú orinales de lugares público, ser guarda en cementerio de noche o ser incinerador de cuerpos muertos,  entre otros.   Al final de la historia reflexionó sobre la importancia de la vocación en nuestro trabajo,  donde lo que hagamos,  lo hagamos con amor y los disfrutemos,  así seremos felices y haremos a otros felices ya sea a clientes u a otros compañeros de trabajo.

Pensando en esto,  y llevándolo a mi vida,  recordé que los Hijos de Dios,  fuimos llamados a trabajar para él,  con amor y vocación,  dice la Biblia…

Por tanto, teniendo un gran sumo sacerdote que traspasó los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.  Hebreos 4:14

Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza, porque fiel es el que prometió. Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.  Hebreos 10:23-25

Los que recibimos a Cristo en nuestro corazón, somos Hijos de Dios y a la vez somos llamados a ser Reyes y Sacerdotes,   esas son nuestras profesiones…

…y de Jesucristo el testigo fiel, el primogénito de los muertos, y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos amó, y nos lavó de nuestros pecados con su sangre,  y nos hizo reyes y sacerdotes para Dios, su Padre… Apoc.1:5-6

Estos versículos encierran muchas enseñanzas;  pero si hay una en la que pienso,  es en esas profesiones,  las cuales para mi sinceramente,  es difícil creerlo,   porque ser “Rey” ó “Sacerdote” es lo máximo, son super posiciones;  pero lamentablemente las subestimo.  Si tan solo vivieramos pensando en ellas,  nuestro caminar sería diferente,  y seríamos mas eficientes en nuestra responsabilidad como Hijos de Dios.  

Trabajemos como Reyes,  tomando buenas decisiones,  y actúemos como Sacerdatotes,  móstrándole el amor de Jesús a los demás,  que para eso fuimos llamados.  Recordemos que tenemos un “gran sumo sacerdote” que desea y espera que le entreguemos lo mejor de nuestras vidas,  no los sobros.  Seamos felices con nuestra profesión y hagamos felices a los demás con la esperanza en Jesús.

 Salu2,  que Dios te bendiga.

R.Coto.M

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s