Fin de semana

Publicado: marzo 13, 2009 en Sin categoría
Etiquetas:

Como disfruto los fines de semana,  son mis días favoritos,  principalmente porque me puedo levantar un poco más tarde que de costumbre,  pues no tengo que ir a trabajar;   sentimiento que posiblemente comparten muchas personas.

Esta situación me lleva a devolver el tiempo y pensar en 2 puntos que para mi son importantes:

1. En primer lugar,  recuerdo que cuando aún estaba en la Universidad, y andaba en busca de trabajo,  mi oración a Dios era “que me diera un trabajo de lunes a viernes“,  para no trabajar el fin de semana, y Dios me complació con esta petición,  por lo que estoy muy agradecido,  pues en ese tiempo servía a Dios en la Iglesia en el Grupo de Jovenes de 18 a 25 años, y mi nuevo trabajo me permitía segurilo haciendo con todo tranquilidad.

2. En segundo lugar,  recuerdo que desde los 15 años habia estado incorporado al servicio en la Iglesia,  y durante todos esos años,  los fines de semana eran especiales,  porque lo pasaba en la iglesia,  algunas veces hasta dormía ahí;  esos fueron tiempos extraordinarios que nunca olvidaré,  y que marcaron el destino de mi vida como hijo de Dios,  pero bueno, el tiempo pasa, y “me hice grande“, y llegó el momento en que por la gracia de Dios me casé,  y adquirí nuevas responsabilidades,  que implicaban “trabajo” los fines de semana junto a mi esposa en la casa,  pero aún asi,  mi tiempo de servicio a Dios continuaba junto a mi esposa,  un tiempo que igualmente disfrutamos. 

Pero,  y qué con todo esto??,  bueno,  que hoy despues de estar “inactivo” un poco más de un año,  extraño esas carreras de los fines de semana para cumplir con mis labores en la casa y con el servicio a Dios,  pero Dios me ha estado enseñando muchas cosas durante este periódo,  y una de esas es que 15 años después,  tengo que guiar a mi hijo para que él algún día experimente lo que yo viví,  y crea y conozca que no hay nada mejor que servir a Dios,  algo que deseo en mi corazón volver a efectuar en la iglesia si Dios lo tiene a bien.

Por eso,  si Dios te ha puesto en un ministerio,  disfrútalo y sírvele con todo tu corazón,  aunque eso implique sacrificar “tu tiempo” personal,   porque recuerda que para esto fuimos llamados;  y si al igual que yo aún no lo estás sirviendo oficialmente en tu iglesia,  sigue orando,  y esperemos a escuchar la orden de hacerlo y obedesámoslo.

“Y el pueblo respondió a Josué: A Jehová nuestro Dios serviremos, y a su voz obedeceremos.”      Josué 24:24

Saludos,  que Dios te bendiga.

Róger Coto

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s