*D32*… La ropa de Cristo en la cruz.

Publicado: abril 2, 2008 en Sin categoría
Etiquetas:

Devocional 32

Texto:   Juan 19:23-24

Cuando los soldados hubieron crucificado a Jesús, tomaron sus vestidos, e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo. Entonces dijeron entre sí: No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto fue para que se cumpliese la Escritura,  que dice: Repartieron entre sí mis vestidos, Y sobre mi ropa echaron suertes. Y así lo hicieron los soldados.”

 Hoy en día existe una moda mundial,  y es vestir la camiseta del equipo de fútbol más famoso y con el número y nombre del jugador también más famoso.  Las sumas por las que se pueden pagar esas camisas son costosas,  y cuando se visten son cuestión de orgullo para la persona que la porta.

Los cristianos tenemos una camisa muy importante que debemos vestir,  sentirnos orgullosos y a diferencia de las otras,  debe vestirse todos los días,  mientras estemos en esta tierra,  y es la camisa del “jugador” más famoso de la historia…la camisa de Jesús.

En la costumbre judía,  en el momento que un hijo dejaba su casa o su hogar,  su madre confeccionaba una túnica.  Esta era de un solo tejido desde los hombros hasta los pies.   A menudo la Biblia describe nuestra conducta como la ropa que usamos.  (I Ped. 5:5,  Sal. 109:18).  

La ropa puede simbolizar el carácter y,  como su ropa,  el carácter de Jesús fue de una perfección ininterrumpida,  su carácter fue una tela sin costuras tejida dede el cielo a la tierra… desde los pensamientos de Dios a las acciones de Jesús,  desde las lágrimas de Dios a la compasión de Jesús; desde la Palabra de Dios a la reacción de Jesús.  Toda una sola pieza.  Pero cuando Jesús fue clavado en la cruz,  él se quitó su túnica de perfección sin costura y se cubrió de una túnica diferente:  la túnica de la indignidad…

La indignidad de la desnudez:  Desnudo ante su propia madre y sus seres amados.  Avergonzado ante su familia,  por nuestra culpa.

La indignidad del fracaso: Por unos pocas horas llenas de dolor, los líderes religiosos fueron victoriosos,  y Cristo apareció como el perdedor.  Avergonzado ante sus acusadores,  y lo peor estaba vestido de la indignidad del pecado,  dice la Biblia:

 “quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados.    I Ped. 2:23-24

¿Sabe cuál era la ropa de Cristo en la cruz?… el PECADO;  la ropa que era nuestra. Yo creo que así como Jesús se puso nuestra ropa la cual era de suciedad,  así nosotros debemos vestir la de él;  pero claro su ropa es de perfección y santidad,  la portarla no es tan dolorosa como la que él vistió por nosotros.

Saludos,  que Dios te bendiga.

Róger Coto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s