*D21*… Cuando Dios suspira.

Publicado: marzo 14, 2008 en Sin categoría
Etiquetas:

Devocional 21

Texto:  Marcos 7:34

“y levantando los ojos al cielo gimió,  y le dijo:  Efata,  es decir: Sé abierto”

En este pasaje,  si lo leemos completo (Cap.7:31-37),  vemos como Jesús sana a un sordo tartamudo,  en esa ocasión Jesús fue discreto,  dice la Biblia que tomó aparte al hombre,  puso sus dedos en los oídos,  y escupió en su lengua…seguidamente de esto,  Jesús levantó sus ojos al cielo,  “GIMIÓ” o suspiró,   y dijo: “Sé abierto”… inmediatamente el sordo escuchó y habló normalmente;  al finalizar le dijo que no le dijera a nadie del milagro, pero no hizo caso,  divulgó la historia entre los demás.

Sobre solo una cosa quiero reflexionar viendo este pasaje,  y es el hecho del “gemido ó suspiro” de Jesús,  ese hombre  llamado Jesús,   el que con una sola órden sana,  con una sola órden calma tempesades,  y quién con una órden hizo el universo…humanamene suspiró.

Dice el diccionario que “gemir” es:  “expresar naturalmente,  con sonido y voz lastimera (compasión),  la pena  el dolor“, 

En mi devocional yo aprendo que Jesús posiblemente estaba cansado de vivir con el pecado,  estaba cansado de ver como un mundo que él hizo perfecto era ahora imperfecto,  estaba cansado de que la gente lo buscara sólo para sanar lo físico y no lo espiriual… creo que por eso Jesús suspiro.  Pero Jesús,  en su gran amor y misericordia,  siguió adelante y sanó al hombre. 

Y aunque usted no lo crea, Jesús también gimió por usted y por mí,  hace más de 2 mil años,  en la cruz,  mientras entregaba su vida para darnos la bendición y esperanza de la vida eterna.  Incluso aún hoy,  Jesús suspira,  esperando que este mundo de perdición entienda algún día su mensaje y lo reciban como el Rey de Reyes y Señor de Señores, 

Lo triste para los que no quieren aceptar a Jesús en su corazón,  es que esta espera puede acabar en cualquier momento, y su destino cuando llegue la hora, será el infierno;  !Cumplamos la gran comisión!

En nuestra vida diaria,  tratemos de no hacer que Dios gima por nosotros,  procuremos amarlo de verdad y seguir su camino,  no tratemos de engañarlo ni de engañarnos,  seamos verdaderos hijos de Dios.

Saludos, que Dios te bendiga.

Róger Coto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s