*D14*… Jubilarse.

Publicado: marzo 5, 2008 en Sin categoría
Etiquetas:

Devocional 14

Texto:  Rom. 12:2

“No os conformeis a este siglo,  sino transformaos por medio de la renovacion de vuestro entendimiento,  para que comprobéis cuál sea l buena voluntad de Dios,  agradable y perfecta”

Después de haber resistido a la tentación del diablo en el desierto,  y de ser rechazado en su tierra natal,  Jesús viajó a Capernaúm,  donde fue muy bien recibido,   donde todo el pueblo anhelaba sus enseñanzas (Luc. 4:32).

Este pueblo le solicitaba a Jesús que se quedara,  que no los dejara, pero él les respondió:

“…Es necesario que también a otras ciudades anuncie el evangelio del reino de Dios;  porque para esto he sido enviado.” Luc.4:42-43

Este pueblo en otras palabras le estaba pidiendo a Jesús que se quedara “pastoreando” ahí,   pero Jesús dijo,  no,  no es la hora de “jubilarme”,  aún tengo trabajo por hacer,  y gente que alcanzar,  como dice una frase que me gusta: “La meta de Jesús era el mundo entero y su destino la Cruz“,  él no podía quedarse ahí,  esa no era la voluntad de Dios,  él debía seguir su camino.

Me acuerdo una vez cuando Dios me dió la oporunidad de visitar Nicaragua, en el 2002,  junto con tres hermanos de la iglesia;  estuvimos en un pueblo de Managua llamado Tipitapa; Dios nos dió la oportunidad de enseñar la palabra de Dios ahí,  y yo sinceramete no lo esperaba,  pero nosotros también aprendimos mucho,  principalmente del amor que nos mostraron los hermanos de esa Iglesia, ellos fueron capaces de hacernos sentir literalmente como reyes,  fueron capaces de desprenderse de todo lo que tenían con tal de que nosotros estuvieramos tranquilos,  incluso a pesar de sus dificultades económicas,  estoy seguro que nunca habíamos experimentado tanto amor hacia nosotros en una iglesia,  ellos sintieron nuestro regreso a Costa Rica,  estoy seguro de que no querían que nos fueramos,  la despedida fue difícil,  pero bueno, nuestro trabajo debía continuar.

Nosotros no llegamos a un punto tan crítico,  pero Jesús sí,  él tuvo que rechazar a estar con el pueblo de Capernaún,  un pueblo que lo amaba,  que lo escuchaba y que lo seguia;  tenía todo a su disposición,  todo estaba servido para hacer un buen trabajo para Dios,  guiando a toda esas personas;   yo pienso,  que cualquier pastor desearía tener una “iglesia” así.

Pero la enseñanza de Jesús aquí para nosotros,  al menos para mí,  es que sin importar la comodidad que vivamos, debemos seguir,  obedecer,  aceptar y cumplir la voluntad de Dios… yo sé que tuvo que ser díficil para Jesús dejar a ese pueblo,  pero no podía parar,  debía continuar.

El trabajo para Dios no es fácil,  el trabajo para Él es de valientes,  de todos aquellos que estén dispuestos a dejar sus gustos,  a dejar su “yo” y seguir la voluntad de Dios,  no conformándonos a este siglo y renovando nuestro enendimiento.

Animese y busque cumplir la voluntad de Dios para su vida;  la cual no sólo se encuentra en una posición de pastor ó de líderazgo,  la voluntad de Dios está ahí mismo en su trabajo,  en su familia,  en su iglesia, en su lugar de estudio,  debemos cumplir la voluntad de Dios en todo lugar donde nuestros pies toquen el piso.

Saludos, que Dios te bendiga.

Róger Coto

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s