*D8*… ¿A ti te bautizo?

Publicado: febrero 18, 2008 en Sin categoría
Etiquetas:

Buenas!!!….

Vuelvo a escribir,  gracias a Dios ya me medio acomodé del nacimiento de mi hijo,  quiero darle las gracias a Dios y todos los que oraron por mi,  por mi esposa y por Kaleb,  que Dios los bendiga.

Como dicen por ahí… “seguimos”…

Devocional 8

Texto: Mateo 3:16-17

 “Y Jesús,  después que fué bautizado,  subió luego del agua;  y he aquí los cielos le fueron abiertos,  y vió al Espíritu de Dios que descéndía como paloma,  y venía sobre Él.  Y hubo una voz de los cielos,  que decía:  Este es mi Hijo amado,  en quién tengo complacencia.”

Cómo sabemos,  cuando Juan el bautista estaba bauizando (disculpen la redondancia),  llegó un hombre al que él conocía perfectamente,  ese hombre era Jesús,  el maestro,  quien le dijo a Juan que bautizara,   este asombrado le dijo que más bien debía ser al revés,  pero no era así,  Jesús nos quería enseñar algo que a coninuación les comparto.

El bautismo era un rito obligatorio para cualquier persona que no fuera judío,  y que quería serlo;  era para gente no esogida,  para gente de segunda clase,   no para la clase pura,  pero bueno… ¿Qué con esto?

Lo que aprendo es,  que nosotros por sí solos no podemos pagarle a Criso y a Dios,  lo que hicieron por nosoros,  lamentablemente durante la mayor parte de nuestras vidas en esta tierra,  desobedecemos a Dios constantemente,   y Jesús entre otras cosas quiere decirnos con su bautismo,  que debemos limpiarnos de nuestro pecado, de nuestra impureza (sepultados) para levantarnos (resucitar) y andar como verdaderos hijos de Dios,  limpios,  como “originales” y nuevas criaturas que pongan el nombre de Dios en alto.  Si él siendo el máximo ejemplo de todos,  con más razón nosotros debemos hacerlo.

Como hijos de Dios debemos,  debemos,  y lo repito nuevamene,  debemos procurar por todos los medios,  tener una vida perfecta de obediencia a todos sus mandamientos.

Ojalá entendieramos el cuadro del Bautismo de Jesús,   y cada vez que nos levantemos de nuestra cama,  y despegemos de la almohada la cabeza,  nos acordemos que en este día me “levanto para andar en vida nueva” para la gloria y honra de Dios.

Saludos y que Dios los bendiga.

Róger Coto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s