*D5*… Primero a Casa.

Publicado: febrero 6, 2008 en Sin categoría
Etiquetas:

Devocional 5

Texto:  Lucas 2:40

“Y el niño crecía y se fortalecía,  y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios era sobre Él”

Cuando Cristo tenía 12 años,  visitó por su propia cuenta el templo de Jersusalem;  en lugar de ir a un centro de videojuegos,  ó “armar” una mejenga (partido de fútbol aficionado),  ó jugar bolinchas (canicas),  ó irse a lanzar desde una cuesta bien alta en bicicleta,  patines ó patineta,  ó ir a unas piscinas,  ó simplemente tener una conversación de niños con sus amigos,  incluso con su amigo Juan el bautista, etc.;   Cristo hizo algo que sólo Él con esa edad hubiera hecho,  se fué a estudiar con los eruditos de la época, la ley.

Todo esas diversiones que describí anteriormente son algunos ejemplos de lo que yo hacía cuando tenía esa edad,  y si iba a la iglesia era porque mis papás me llevaban,  a mí me gustaba ir…pero no era algo que me naciera ó anhelara por mi propia cuenta…. pero a Jesús sí,  Él iba al templo con todo el gusto del mundo,  antes que cualquier otra cosa,  y Él no iba sólo de visita ó por el refrigerio,  Él iba a participar,  dejando a muchos atónitos.

Cuando sus padres se dieron cuenta del lugar dónde estaba su hijo,  lo fueron a buscar;   y si hay algo que me llama la atención de Jesús,  quién de por sí, es nuestro ejemplo,   fué lo que hizo luego;  Jesús no desobedeció a sus padres,  se fué con ellos…Él sabía cual era su propósito en la vida,  sabía que debía abrir los corazones de piedra de su pueblo,  sabía que tenía un llamado a trabajar para la eternidad;  pero a pesar de todo eso,  debía obedecer e irse con sus padres (al menos esta vez)  para seguir aprendiendo el oficio de la carpíntería.

p8.jpg

Y si podemos aprender algo más de esto,  es,  que sí queremos trabajar ó servir a Dios, debemos ir A CASA,  amar a nuestra familia y atender sus asuntos primero… pues si quiere servir a Dios,  su primer campo misionero,  su primer iglesia,  su primer ministerio…¡está bajo su propio techo!…

¿Qué nos hace pensar que nos creerán en otro lado, si no nos creen en la mesa donde nos sentamos a comer todos los días?,  píenselo.

Y esto fue lo que aprendí de la actitud de Jesús: debo servir primero a mi familia (no sólo a mi esposa,  si no a todos los que llevan al menos uno de mis apellidos),  antes de entregar mi vida al servicio de Dios,  y créanme…cuesta;  pero es lo que Jesús nos manda a hacer, así que,  primero barramos la casa por dentro antes de limpiar el jardín.

Saludos,  que Dios te bendiga.

Róger Coto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s