*D3*… José, atrapado en el medio.

Publicado: febrero 4, 2008 en Sin categoría
Etiquetas:

Devocional 3

Texto: Mateo 1:24-25

“Y despertando José del sueño, hizo como el ángel del Señor le había mandado,  y recibió  a su mujer. Pero no la conoció hasta que dió a luz a su hijo primogénito;  y le puso por nombre Jesús”

Sabemos que Dios escogió a un carpintero como padre terrenal de Jesús,  éste era residente de un pueblo no muy popular, Nazaret,  José era un hombre sencillo con una profesión sencilla…¿Pudo haber escogido algo mejor Dios?,  si claro (desde nuestro punto de vista carnal),  porque cuando pensamos en José el padre de Jesús,  inmediatamente se nos viene a la mente “el trabajador de la madera”,  no  al “hombre justo” que describe la Biblia.

Ahora,  dejando la carnalidad por un momento,  para ver rápidamente lo importante de este carpintero;  pongámonos en el lugar de José:

¿Que hubiera hecho usted? ante el anuncio del embarazo de su prometida;   él está enamorado profundamente de María,  una joven,  muy joven,  a la cual le había propuesto matrimonio días atrás,  pero que un día por “obra de la casualidad”,  ella le cuenta que está embarazada…¿qué hubieramos pensado?; diay sí…”me dió vuelta” (me fue infiel),  es lo lógico,   y sin mucho alardeo yo hubiera hecho lo que José al principio pensó hacer,  dejarla y decirle: ¡Hasta luego!;  ó de la cólera llevarla a los eruditos para que la juzgaran y la mandaran a matar (así de crudo),  la ley se lo permitía por ese tipo “pecado“.

Pero en una noche de dolor y tristeza,  en la que posiblemente a José le costó dormir, un ángel de Dios,  le dijo,  “tranquilo papito” todo está bajo control,  María no te “dió vuelta”,  lo que ella lleva en su vientre no fué por obra humana (no fue por una relación sexual),  fue por obra de Dios,  ella lleva al Mesías prometido,  al mismo Hijo de Dios…y ¿Qué hizo José?… como era un hombre justo (temeroso de Dios),  simplemente creyó.

Más allá de sus pensamientos,  del rencor,  del odio,  del desconsuleo, José DECIDIÓ poner primero la voluntad de Dios,  y después su orgullo de “hombre“,  sus pensamientos,  el ¿qué dirán? de todo el pueblo,  como dije él amaba a María,  y transformó en amor lo que la ley marcaba como muerte,   por el simple hecho de obedecer la voz de Dios.

Hoy en día pasa lo mismo,  Dios nos habla, y en nuestras manos está obedecerlo ó ignorarlo (DECISIÓN),  de poner primero nuestros deseos,  nuestros anhelos,  nuestro orgullo antes que su voluntad.

Tiempo después Jesús,  el hijo de José,  aprendió de su padre terrenal a hacer la voluntad de su padre celestial:

“Jesús les dijo:  Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra”  Juan 4:34

José nos dá un excelente ejemplo de lo que significa priorizar en nuestra vida la voluntad de Dios,  de nosotros depende aprender de ese hombre sencillo,  de ese carpintero,  de ese hombre justo;  ahora podemos saber por qué Dios lo escogió a él y no a otro.

Saludos, Dios te bendiga.

Róger Coto

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s