Capítulo 11… ¿Qué haremos en el cielo?

Publicado: enero 28, 2008 en Sin categoría
Etiquetas:

Ya casi terminando el Libro “3:16“,  analizaremos la última frase del versículo en estudio:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito,  para que todo aquel que en el cree, no se pierda, más tenga vida eterna

Parte 1:  “…más tenga vida ETERNA”

El autor en este capítulo nos hace reflexionar sobre el cielo, la eternidad con Dios;  ¿Qué es la vida eterna?,  ¿Qué haremos por tooooda una eternidad?; por más que tratemos de pensar y contestar estas interrogantes, nuestra mente quedará corta;  otra pregunta que talvez hemos pensado es:  ¿Nos aburriremos en el cielo?…veamos un poco de los pincelazos que Dios nos dá en la Biblia sobre la eternidad.

Dice Jn.14:1-3:  En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros”

Jesús ha preparado un lugar para todos aquellos que lo reciban en su corazón como su único salvador,  este lugar es GRATIS,  no tendremos que gestionar créditos, permisos de construcción  no tenemos que pensar en la hipoteca, ni en los pagos mensuales al banco,  todo por amor;   ese lugar que no conoceremos hasta que muramos es tangible y palpable,  tan real como nuestra casa ó nuestro jardín y lo disfrutaremos cuando nuestro cuerpo mortal,  se trasforme en inmortal, según I Cor.15:53

“Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria.”

Hoy en día,  y desde hace unos años para acá hemos visto que nuestra Tierra se está destruyendo… “toda la creación gime a una,  como si tuviera dolores de parto.” (Rom.8:22);   muchos de esos dolores se refleja en inundaciones, terremotos,  etc.,  además de la “ayuda” del ser humano,  quién contribuye contaminando la atmósfera destruyendo la naturaleza,  con el objetivo de “beneficiarse“;  pero a pesar de esto, Dios nos concede pequeñas muestras de un futuro glorioso para sus hijos (quienes no dependemos ni del aire ni del agua de este mundo),  mostrandonos “atardeceres dorados con cielo azul,  maravillosos arcoiris,  noches estrelladas de luces incandescentes“,  porque cuando seamos regenerados en cuerpos celestiales,  pasaremos a habitar un lugar  que se llama la NUEVA JERUSALÉN;  un lugar que según el libro de Apocalipsis mide 2.200 kilómetros cuadrados (Apoc.21),  según el autor es 40 veces el tamaño de Inglaterra,  sólo hablando del área,  porque la ciudad es tan alta como ancha,  y puede contener unos 600 mil pisos;  se imagina esto,  con costos un rascacielos puede llegar a 500 pisos…esto es increíble,  no me lo imagino.

nueva-imagen.png

Lea Apocalipsis y podrá tener un mejor panorama de lo que Cristo nos está preparando, un lugar no de cemento ni de arena,  sino un lugar donde la materia prima es de oro y piedras preciosas…materia prima celestial.

En este lugar Dios eliminará nuestras imperfecciones,  ¿Trate de imaginarse un mundo libre de la maldad del pecado?…un mundo sin quejas,  sin dolor, sin chismes,  sin asesinatos,  sin robos,  donde no hay espacio para la ABURRICIÓN,  porque Cristo cuando dejemos este cuerpo mortal “nos succionará hasta la última gota de maldad en cada rincón de nuestra alma“.   Voy a usar mi imaginación…usted va a poder dejar su “nave espacial” estacionada frente a jupiter sin que la misma sea robada;  usted va a poder sentarse al lado de Jesús y hablar con él cara a cara,  va a poder observar el mundial de fútbol intergaláctico con la persona que habló mal de usted mientras estaba en esta tierra;  usted va a poder cantarle a Dios en vivo y en directo con una voz y un corazón perfecto,  agradándole sólo a Él,  sin importar el elogio de los demás;  etc., etc.,  que bueno es tener la esperanza de la vida eterna ¿no cree?. 

Imaginemos también todos los tipos de encuentros que se efectuarán en el cielo: en primer lugar pienso en el momento que vea a mi hijo Daniel;  pero también me imagino a una persona recibiendo en brazos al que lo asesinó antes de arrepentirse;  a una hija abrazando a su padre que la maltrató y la mató antes de arrepentirse;  al hijo recibiendo a su madre quién no lo dejó vivir y lo abortó antes de arrepentirse…¿Será esto posible?,  claro que sí…porque el perdón será el aire que respiraremos en el cielo,  gracias al sacrificio hecho por Jesús.

Apoc.21:3-4 dice: Dios mismo estará con ellos como su Dios. Enjugará Dios toda lágrima…y ya no habrá muerte,  ni habrá más llanto,  ni clamor,  ni dolor;  porque las primeras cosas pasaron”

De fijo aunque en nuestra mente no lo crea…¡No nos vamos a aburrir en el cielo!,  porque no vamos a ser las mismas personas imperfectas que somos,  que necesitamos de una fiesta,  de un deporte,  de lo que sea,  para “pasarla bien“,  no existirá el cansancio, las limitaciones mentales,  el egocentrismo,  las discordias,  la envidia…todo esto será arrastrado al infierno junto con el diablo y todos aquellos que no creyeron y rechazaron el regalo de Dios,  ellos si que se aburrirán.

Por último,  no crea que al cielo vamos de turistas,  el cielo vamos a ir a trabajar, ¡aaahhhh!;   pues sí,  vamos a trabajar,  pero con la diferencia de que lo haremos con todo el gozo y dispocisión,  porque además de que tendremos al mejor jefe,  no existirá el cansancio;  Así como Adán y Eva debían señorear en Edén,  a nosotros algo nos tendrá preparado Dios, si no me cree,  busque Apocalipsis 22:3;   vamos a servir a un Dios tan asombroso que solo el hecho de querer contemplarlo nos va a requerir toda una eternidad y va a ser una paga que no tiene precio.

Sigo con mi imaginación:  puede que nos corresponda supervisar órbitas, planetas,  galaxias, ó desarrollar nuevas especies de animales,  nuevos tipos de frutas ó vegetales,  crear nuevas posibilidades musicales,  crear nuevas galaxias,etc.,  etc.,  tengalo por seguro que trabajo va a sobrar,  dice Isaías 9:7

“Lo dilatado de su imperio y la paz no tendrán límite” 

¡Trabajando junto a Dios en el cielo,  por toda una eternidad,  libre de pecado y dolor !…y todo gracias a que “de tal manera AMÓ Dios al mundo”.

Punto de Reflexión:  Dice el autor: “El cielo es un lugar perfecto de gente perfeccionada en comunión con el Señor perfecto”;  es bonito pensar que un día tendremos la oportundiad de ver y estar con Dios, pero…¿Y la gente que aún no tiene garantizado su futuro?,  pensemos y actuemos,  hablemos de Cristo ya.

Saludos,  que Dios te bendiga.

Roger Coto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s