Capitulo 1… “¿Nacer de nuevo?”

Publicado: enero 11, 2008 en Sin categoría
Etiquetas:

En el primer capítulo de “3:16”,  Lucado hace un comentario  acerca de la conversación de Jesús con el teólogo Nicodemo, en Juan capítulo 3.   Esta conversación es interesante  porque marca el preámbulo del pasaje Juan 3:16. 

Nicodemo le dice a Jesús,  tratando de justificarse por su posición y conocimiento,  que él sabía perfectamente que Jesús venía de parte de Dios, “porque ha visto las señales que ha hecho”,  inmediatamente, y sin dejarlo terminar de hablar… Jesús le dice en el versículo 3:

“De cierto,  de cierto te digo,  que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios”

Nicodemo sorprendido le responde a Jesús:

“¿Cómo puedo nacer de nuevo?,  Puedo acaso entrar por segunda vez en el vientre de  mi madre… y nacer?”

 d_nicodemus1.jpg

A pesar del gran conocimiento que Nicodemo tenía,  Jesús tuvo que explicarle lo que quería decir mediante otras ilustraciones,  encarándolo,  pues Nicodemo era un intelectual de las escrituras,  el tenía que saber que “nacer de nuevo” no significaba que tenía que entrar de nuevo al vientre de la madre;   Jesús le quiso mostrar una verdad espiritual con una ilustración humana.   Este punto Jesús lo recalca diciéndole, que para ingresar al cielo,  era necesario “nacer de agua y del Espíritu”.

Pensando un poco en esto de “nacer de nuevo”,  puedo aprender 2 cosas:

1. El acto en sí de nacer;  cuando nacemos físicamente, todo el trabajo de parto lo realiza la mamá,  el bebé sólo tiene que esperar a “los pujos” de ella;  igualmente es así con Dios, “nacer de nuevo” es su regalo,  el lo trabajó especialmente para nosotros,  Él “pujó”, se esforzó “entregando a su único hijo hasta la muerte”,   a nosotros simplemente nos corresponde la decisión de aceptar o no, ese regalo.

2. Nacer de nuevo, implica “borrón y cuenta nueva”:  cuando aceptamos a Cristo en nuestro corazón,  nuestra forma de pensar y actuar DEBE cambiar,  pues ahora el objetivo es agradar a aquel que se esforzó y nos dió el regalo,  este es Dios.   Nicodemo intelectualmente era muy sabio, incluso por su posición era alguien que con sus hechos agradaba a Dios,  pero estos no le bastaban para salvar su alma del infierno, por eso Jesús le dice que debía nacer de nuevo espiritualmente.

Muchas personas al igual que Nicodemo saben mucho de la Biblia,  saben que Cristo proviene de Dios,  saben que Cristo los puede salvar;  pero lamentablemente no le conocen de una manera personal,  porque no reflejan un “nuevo nacimiento”,  y como dice el autor en una parte del capítulo  “van rumbo al infierno con sus buenas obras y con su conocimiento,  pasando por encima del cadáver de unigénico hijo de Dios, de Cristo.”

Punto de Reflexión:  Sería bueno que pensaramos constantemente en nuestro segundo nacimiento,  en primer lugar para mantener nuestro orgullo controlado, sabiendo que Dios está por encima de nosotros,  y no nosotros por encima de Dios;   en segundo lugar porque ese nuevo nacimiento es el punto de partida de la eternidad con Dios, es el inicio de la verdadera vida,  y esta vida debemos compartirla con los demás.

Nos vemos mañana. SDQ

Saludos

Roger Coto

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s